Los venezolanos y no...

Respeto merece quien de manera ecuánime e informada diverge del modelo de desarrollo venezolano e infinita paciencia el censor recurrente, acucioso y visceral que, sin duda, calificará de excelente el “justo y probo” modelo colombiano. Bienvenido el pensamiento diverso más no la absurda...