¿Cómo luce el panorama en los mercados de capitales en 2014?

El 2014 ofrecerá una dinámica económica global diferente a la observada durante los últimos 4 años en los que el mundo enfrentó una de las peores crisis de la historia; esta vez en medio de un entorno más favorable para los Estados Unidos y Japón, en el que se espera que los EE.UU. logre disminuir su tasa de desempleo al tan anhelado nivel del 6.5%, y aumentar la tasa de crecimiento para superar el 2%, en este contexto, veremos un proceso de normalización de la liquidez finalizando los programas de flexibilización monetaria y otro de convergencia a la normalidad en las tasas de interés (dado que han estado particularmente bajas en los últimos años).

En Europa, mientras que Alemania se expande a un ritmo favorable, en Francia se percibe algún debilitamiento de la actividad real. A pesar de la mejoría de los indicadores de confianza, las ventas al por menor siguen deprimidas, el mercado laboral presenta altas tasas de desempleo, la fragmentación financiera continúa y el crédito no muestra señales favorables, de esa manera tanto en Europa, como China y Reino Unido se mantienen grandes desafíos que tendrán que ser superados.

Los Mercados Emergentes por su parte deberán combatir la percepción de los inversionistas respecto de su dependencia evidente de los precios de los commodities quedando expuestos a una balanza comercial vulnerable en su financiamiento, por lo que deberán acudir a la demanda agregada interna como soporte para superar los resultados obtenidos en 2013.

Durante el primer trimestre, los inversionistas seguirán con detalle los acontecimientos relativos al Tapering y Techo de la Deuda en los Estados Unidos (por ahora recordemos que el gobierno norteamericano tiene garantizada su financiación hasta el 15 de Enero y suspendidas las discusiones del techo de la deuda hasta el 7 de febrero), al tiempo que las tensiones geopolíticas reaparecerán como grandes protagonistas en especial cuando cerca de 40 países llevarán a cabo transiciones electorales.

El 2014 será un año de ampliación moderada del spread de la curva en la renta fija global, en medio de un proceso de normalización de tasas de interés de largo plazo, contando con la ferrea promesa de los principales bancos centrales de mantener inalterada su tasa básica. Vemos entendible que inicialmente los inversionistas hayan decidido preocuparse por los incrementos futuros de las tasas de interés de los Bancos Centrales antes que esperar una mejora sustancial en el crecimiento ante la esperada reactivación del crédito bancario a nivel global motor del dinamismo económico.

Las cotizaciones accionarias en los mercados desarrollados estarán siendo evaluadas desde la perspectiva del “Precio Justo” y veremos cómo los inversionistas harán la transición entre las percepciones de preocupaciones al esceptisismo para finalmente encontrar confianza con la mejora de las ganancias derivadas de un mejor entorno económico corporativo, es decir continuarán subiendo mientras que los emergentes pueden ver difíciles tiempos en este contexto. Por lo anterior, esperamos que se mantengan las valorizaciones aunque no en las mismas proporciones del año anterior, pues aunque el sector corporativo en Estados Unidos invirtió cerca de Usd $2 T de su caja el año anterior, aún cuenta con un valor similar cercano a Usd $1.8T

Recordemos a Sir Jhon Templeton “Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia”

Por Wilson Tovar
Gerente de Investigaciones Económicas
Acciones y Valores S.A.
@wilsontovar26