Diagnóstico del Crecimiento Global 2014 por el FMI

Revista-Coloquio-Diagnostico-del-Crecimiento-Global-2014-por-el-FMI-IMg1

Fuente: FMI Reporte Enero 2014

El FMI en su diagnóstico del mes de enero de 2014 resume los factores positivos y oportunidades del fortalecimiento de la actividad económica global derivado de la buena dinámica observada durante el 2013, así como una Zona Euro moviéndose desde la recesión a la recuperación. El reporte destacó una mayor demanda de exportaciones en los mercados emergentes y un acuerdo en materia presupuestal en los Estados Unidos que impulsa la demanda final en 2014. Sin embargo recomendó a las economías desarrollada asegurar el crecimiento, evitar endurecimiento de las políticas monetarias, reparar el balance del S.F. e implementar reformas estructurales para impulsar el crecimiento.
Fuente: FMI Reporte Enero 2014

En las economías avanzadas, con las perspectivas de mejora, el FMI recomienda evitar una retirada prematura de la política monetaria acomodaticia, incluso en los Estados Unidos, dado que las brechas de producción siguen siendo grandes, al tiempo que la inflación es baja y la consolidación fiscal continúa. Es necesario un crecimiento más fuerte para completar la reparación de balance después de la crisis para reducir los riesgos legales. En la zona euro, el Banco Central Europeo (BCE ) tendrá que considerar medidas adicionales. Medidas tales como la provisión de liquidez a largo plazo, incluyendo préstamos focalizados, los cuales fortalecerían la demanda y ayudarían a reducir la fragmentación del mercado financiero. También insiste con la reparación de balances de los bancos a través del ejercicio de Evaluación de Situación Patrimonial y recapitalización de los bancos débiles, completando la Unión Bancaria unificando la supervisión. En la resolución de la crisis será esencial recuperar la confianza para mejorar, reanimar la dinámica del crédito, y romper el vínculo entre los bonos soberanos y los bancos. Igualmente importante es realizar más reformas estructurales para elevar la inversión y sus perspectivas.

A su turno recomendó a las economías emergentes manejar las vulnerabilidades derivadas de la volatilidad en los flujos de capitales, salvaguardar la estabilidad financiera luego de un rápido crecimiento del crédito e implementar reformas estructurales para impulsar el crecimiento económico.

Sigue observando como riesgos potenciales una posible deflación en las economías desarrolladas, la debilidad de la demanda interna en las economías emergentes el estancamiento de la zona euro y la volatilidad en los flujos de capitales de algunas economías emergentes.

En las economías de mercados emergentes, el aumento de los mercados financieros y la volatilidad de los flujos de capital siguen siendo una preocupación dado que la Fed inicia el tapering en 2014. Las respuestas al anuncio de diciembre han sido relativamente moderadas en la mayoría de las economías, posiblemente debido a la forma de comunicación de la política de la Fed y la recalibración ( incluyendo revisión de estas directrices). Para los emergentes que han registrado déficit estructurales en la balanza comercial y debilidades internas, el resultado de estos pronunciamientos ha derivado en la salida de capitales con ajustes cambiarios.

Los acontecimientos recientes ponen de manifiesto la necesidad de gestionar los riesgos de posibles reversiones de flujos de capital. Las economías con debilidades internas y déficit en cuenta corriente externa relacionados aparecen particularmente expuestos. Cuando haya restricciones en el tipo de cambio de ajuste – a causa de los desajustes del balance y otras fragilidades financieras o grande puede ser que necesite dar paso a través de la inflación debido a los marcos de política monetaria que carecen de transparencia o de coherencia en su aplicación – los políticos pueden considerar una combinación de ajuste macroeconómico de las políticas y los esfuerzos de las políticas de regulación y supervisión más fuertes. En China, el repunte reciente destaca que la inversión sigue siendo el motor clave en la dinámica de crecimiento. Se requieren más avances en el reequilibrio de la demanda interna de la inversión al consumo para contener eficazmente los riesgos para el crecimiento y la estabilidad financiera de la sobreinversión.

 

Por Wilson Tovar
Gerente de Investigaciones Económicas
Acciones y Valores S.A.
@wilsontovar26