Entrevista – Gonzalo Palau Rivas

Cortesía de www.urosario.edu.co


Gonzalo Palau Rivas

Profesor de la Facultad de Economía
y Director de Posgrados de Economía
de la Universidad del Rosario

Experto en las siguientes áreas:
Inflación, crecimiento económico, tasas de interés, comercio, TLC.

http://www.urosario.edu.co/sala-de-prensa/ur/Fuentes/Por-Orden-alfabetico/G/Gonzalo-Palau-Rivas/

Entrevista sobre la Reforma Tributaria


RC – ¿De todas las reformas tributarias, cuál es la que más ha tenido repercusiones en la sociedad y en la economía colombiana, marcando un antes y un después?

Todas las reformas han sido importantes cuando han introducido impuestos nuevos, está el claro ejemplo del impuesto a la renta que se estableció en 1918 con Marco Fidel Suarez. Fue un cambio importante para la sociedad, porque significó introducir el concepto de impuesto directo, donde las personas deberían contribuir tributariamente en función de sus ingresos.

Recientemente la reforma tributaria del 1974, en los años de gobierno de López Michelsen cuando se modernizó el procedimiento de cuentas fiscales, tuvo una singularidad después de una tragedia en la carretera vía al llano en el puente de Quebrada Blanca, después de un alud que sepultó y quitó la vida a varias personas y limitó el abastecimiento desde el Llano, que es la despensa de alimentos, hacia la capital. Esto produjo una situación de desabastecimiento de productos y una inflación temporal de alimentos. Acontecimiento que motivó la declaratoria de emergencia económica, figura extraordinaria consagrada en la constitución que nos habla que ante el escenario de situaciones extremas de orden público, climáticas o económicas el gobierno puede decretar nuevos impuestos. Tomando como punto de referencia ese problema de abastecimiento de productos, el gobierno implementó una reforma tributaria que no pasó por el congreso sino que fue hecha por el criterio del gobierno de la época basándose en lo mejor para el país a través de un decreto, así se introdujeron reformas que contemplaban impuestos como la ganancia ocasional, renta presuntiva y modificación a ciertas tarifas. Tal vez esa ha sido la reforma tributaria de más impacto de los últimos años.

RC – ¿Cuáles podrían ser las diferencias fundamentales de la nueva reforma tributaria con respecto a sus antecesoras? ¿Son éstas positivas o negativas?

El gobierno no pretende una mayor carga tributaria, de hecho el presupuesto nacional que fue aprobado por el congreso no está atado con lo que pueda pasar con la reforma. En ese sentido, el gobierno no busca una mayor tributación, busca es simplificar y cambiar cargas. La propuesta anterior del saliente ministro de hacienda, Juan Carlos Echeverri, que era un poco más ambiciosa por su alta cantidad de artículos, ha sido reformada por el ministro entrante, Mauricio Cárdenas, y todavía está pasando en el congreso; así que no se conoce a ciencia cierta cual será la decisión final, por ello hablar de las diferencias de esta reforma, cuando hoy en día no hay absoluta certeza sobre ella, es un poco apresurado.

RC – “Los impuestos con los que hoy se grava el empleo serán reducidos de 29,5% a 16%. Este menor costo de la contratación permitirá incrementar el empleo formal en un millón de trabajadores.” ¿Está de acuerdo con esa afirmación? ¿Realmente esta reducción será tan efectiva?

La afirmación es válida desde el punto de vista teórico, que se traduzca a la realidad es el gran interrogante que tiene esta reforma tributaria. Hay que tener en cuenta la sensibilidad de los empresarios ante la reforma, si verdaderamente el margen que liberarán será destinado a la mano de obra o a incrementar utilidades. Es muy bien intencionada la propuesta y tienen en cuenta la responsabilidad social de las empresas, pero esto es algo que se verá a largo plazo y la forma de calibrarlo será en un par de años.

RC –  ¿Piensa que esta reforma tributaria logrará realmente cumplir con sus objetivos de mitigar la informalidad y por lo tanto reducir la desigualdad en Colombia?

La informalidad sí la puede reducir, aunque la desigualdad va por otro camino. La informalidad no tiene un impacto directo en la desigualdad, son fenómenos sociales pero no tienen una correlación alta. La desigualdad se puede atacar por el frente del gasto público y programas de beneficio a la población menos favorecida, vivienda gratuita, programas como familias en acción.

RC – ¿Qué podemos esperar los colombianos y los diferentes sectores de la sociedad con esta reforma en el corto y largo plazo?

Lo primero que hay que esperar es que el trámite del congreso no se vuelva tan complicado y no sea tergiversado el proyecto para que al final de todo, no sea aprobado. Tenemos la experiencia de la reforma a la justicia que se tuvo que hundir por los innumerables cambios realizados. Así que el gobierno debe demostrar su capacidad y manejo político para que se llegue a aprobar lo que sanamente está diseñado para que produzca buenos resultados. En el largo plazo se puede esperar la reducción del desempleo, pero se tendrá que hacer un balance es unos años para ver si se cumplieron los cometidos que hoy se postulan.

El tema de impuestos es muy polémico para las sociedades, mucha gente se justifica en la evasión de impuestos por que dicen que hay quienes se roban el tributo, argumento facilista. Aunque estemos en una situación crítica hay cosas que sí se están haciendo bien y familias en acción es reconocido internacionalmente gracias al crecimiento que ha tenido y ha sido financiado por los impuestos. Este argumento facilista lo debemos erradicar culturalmente.