¿Feliz Ignorancia?

Sigmund Freud decía: “Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota, y la otra es serlo”. Tal vez, sólo tal vez, algunos países podrían confirmar esta relación, como lo es el caso Colombiano.

Colombia tiene el honroso privilegio de haber sido, durante el 2012, el tercer país más feliz (entre 151 países) según el Índice del Planeta Feliz (HPI). Este índice cuantifica la felicidad como una relación entre la expectativa de vida al nacer, la percepción subjetiva del bienestar personal y el impacto que las actividades humanas tienen en el medio ambiente.

Sin embargo, no siempre ocupamos los decorosos primeros puestos. En contraste con el honor de ser un país muy feliz, somos uno de los países con los peores resultados en las pruebas educativas PISA. Estos miden los rendimientos de estudiantes de 15 años en exámenes estandarizados. En el 2012 ocupamos el puesto 61 entre 65 países evaluados para el área de lectura y de matemáticas, y el último lugar entre 44 países en la evaluación sobre solución creativa de problemas.

En este sentido, se puede evidenciar (muy por encima) que Colombia es uno de los países más felices pero también el menos inteligente. Aunque no sólo es Colombia quien pareciera confirmar esta relación inversa entre felicidad e inteligencia. El ejemplo opuesto sería el caso de Hong Kong: uno de los países más destacados en PISA pero de los más infelices (clasificado de 102 entre 151 países de acuerdo al HPI).[1]

Usando los resultados de PISA y HPI del 2012 para 43 países, aquellos que participaron en las dos evaluaciones, encontramos que existe una relación negativa entre ambas variables. Esta correlación significativa indica que los países con un mejor desempeño en pruebas educativas, medido como la capacidad de resolver problemas matemáticos y abstractos, son menos felices que los países con peores desempeños.[2] Sin embargo, una de las limitaciones de tener datos a nivel de países es que no se puede determinar si el mejor desempeño en PISA ocurre en aquellos individuos que reportan una menor felicidad.

A pesar de que algunos estudios apuntan a que el bienestar depende de factores económicos, culturales y/o ambientales alcanzables a través de una vida sensata o inteligente, en este artículo no estamos hablando sobre la existencia de una relación causal entre la inteligencia y la felicidad (dado que una correlación no implica necesariamente una causalidad: cum hoc ergo propter hoc[3]). Por lo anterior, el propósito de este artículo es más bien ilustrar con datos reales la tan famosa gráfica de Los Simpsons[4] de esta relación.

Revista-Coloquio-Feliz-Ignorancia-IMG

El ciudadano promedio podría pensar en dos posibles hipótesis para explicar esta relación negativa. Las personas menos inteligentes son menos perceptivas de la realidad, sus limitaciones y sus peligros. “Bendita ignorancia”. O, los conocimientos y las horas dedicadas al estudio, en este caso sinónimo de inteligencia, aprendidos en la educación formal no necesariamente son los que hacen a una persona feliz. Alguien podría ser más feliz al haber invertido su tiempo en jugar fútbol (o en emborracharse) que en estudiar.

Sin embargo, lo que podría estar ocurriendo acá es una relación espuria. Es decir, la relación entre felicidad e inteligencia puede no tener una conexión lógica, aunque la podrían tener debido a terceras variables no consideradas aún. Por ejemplo, un país que tenga un gran porcentaje de mujeres bonitas o voluptuosas podría hacer que la gente sea más feliz (por cualquier razón, digamos que porque las mujeres se sienten mejor consigo mismas y porque los hombres las disfrutan más a ellas), pero también esta gran cantidad de mujeres bonitas podría generar que las personas no sean tan inteligentes (porque no dedican horas a estudiar y a aumentar su conocimiento, sino que las mujeres se dedican a arreglarse, maquillarse, operarse, y/o ir al gimnasio, y los hombres se distraen, no logran concentrarse e invierten su tiempo en conquistarlas).

La verdadera razón de la correlación negativa acá presentada puede estar en alguna de las hipótesis planteadas o en otra no contemplada aquí. Dada la poca información no podemos llegar a una conclusión distinta a esta: Lo más importante es ser felises [sic].

Revista-Coloquio-Feliz-Ignorancia-IMG2

Por Natalia Lemus: @NataliaLemusV & Santiago Borda.


[1] Una lectura sobre el buen desempeño de Hong Kong en PISA la pueden encontrar acá: http://oecdeducationtoday.blogspot.com/2012/05/hong-kongs-success-in-and-pisa-one.html

[2] Cálculos propios. Más gráficas disponibles con distintas variables educativas de PISA.

[3] Explicación y ejemplos acá: http://es.wikipedia.org/wiki/Cum_hoc_ergo_propter_hoc

[4] Ver gráfica acá: http://ridic.tumblr.com/post/1611106982/as-intelligence-goes-up-happiness-goes-down