Fiscal Cliff: Repercusión en mercados globales

Desde la administración del expresidente George W. Bush y en la actual del presidente Barack Obama, se han implementado políticas de reducción de impuestos enfocadas a incentivar el consumo de los hogares y a reactivar el dinamismo y crecimiento de la economía. Esas políticas impositivas tenían una fecha de vencimiento que figuraban en el calendario para el primero de enero del año 2013, después de esta fecha el incremento de impuestos y la reducción del gasto gubernamental se ejecutaría automáticamente y sería un factor que llevaría a una política contraccionista. Esto es lo que se conoce como el abismo fiscal o fiscal cliff que afectaría no solo a la economía norteamericana en el momento que más necesita de crecimiento, sino a todos a los mercados; pues Estados Unidos es un referente para la estabilidad económica mundial.

Afortunadamente, hubo un acuerdo que se extendió hasta largas horas de la noche entre los legisladores estadounidenses para mantener las políticas impositivas de las administraciones pasadas y agregar ciertas reformas para no caer en el abismo fiscal. Si Estados Unidos no hubiera llegado a un acuerdo, hubiera impactado de manera negativa las perspectivas de estabilidad económica mundial y se hubiera presentado un efecto multiplicador con la crisis que hoy existe en Europa y la desaceleración económica de China, es por eso que era fundamental llegar un acuerdo para calmar los mercados.

Las valorizaciones no se hicieron esperar, tan pronto se llegó al acuerdo los mercados alrededor del mundo repuntaron con más del 2% de valorización diaria. El FTSE de Londres subió un 2,20% en su jornada, la bolsa de Milán 3,81%, el índice MERVAL argentino subió 3,45% y el NASDAQ de la bolsa tecnológica de Estados Unidos un 2,55% respectivamente.
Los problemas por definir.

En el 2011 se hablaba de la posibilidad de que Estados Unidos llegaría al “default” o cese de pagos si no se elevaba el techo de la deuda del país, esto generó mucha especulación en aquel entonces, pero afortunadamente para los mercados financieros, se aprobó el incremento del techo y todo quedó en la normalidad. Hoy en día se vuelve hablar de ello y queda pendiente por pactar el nuevo techo de deuda y los recortes al gasto público. Lo que muestra nuevamente que las políticas como incrementar el techo y políticas monetarias como los QE son sólo cortoplacistas y crea cierto tipo de burbujas que a lo largo de los años se tienen que estar reformando para que no exploten, ¿será esto sano para el mundo financiero? y si no lo es ¿entonces se deberá permitir que Estados Unidos entre en default y en abismo fiscal para no seguir creciendo la burbuja?…son preguntas y respuestas que tendrán repercusión en algún momento del largo plazo.

Por Christian Guevara: @guevaratellez