Globalización: ¿Devoradora de mercados?

El 73 por ciento de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable sobre Colombia y más del 75% de los norteamericanos piensan que los productos “Made in Colombia” no son de buena calidad; por su parte el 50% de los colombianos piensan que los estadounidenses tienen una opinión favorable de Colombia y más del 70% de los colombianos creen que el sello de producto colombiano es percibido como de “buena calidad” en Estados Unidos; ¿por qué tan diferentes las percepciones?[i]

Antes de responder esta pregunta debemos analizar lo siguiente, ¿son los TLC dinamizadores de los mercados y generan crecimiento en las economías? En primera instancia estos tratados y acuerdos de reducción de aranceles se han hecho con el objetivo de tener un comercio justo entre países para que se generen riquezas conjuntamente, lo que se ha dejado de preguntar  en estos tratados es si verdaderamente están generando beneficios para las partes.

Hay que notar que los países industrializados se definen por tener tres características importantes: 1. Tasa de alfabetización, 2.Tasa de desempleo,  3. Infraestructura. La unión sistémica de estas tres variables generan COMPETITIVIDAD. ¿Somos verdaderamente competitivos con Estados Unidos a la hora de buscar las riquezas de los tratados comerciales? Mientras que la tasa de desempleo en Colombia se ubica en 9.9%, en Estados Unidos se encuentra en 7.4%. En un ranking de 144 países la competitividad por infraestructura en Estados Unidos se encuentra en el puesto número 14 y Colombia en el puesto 93, en términos de educación Estados Unidos se encuentra en el puesto número 8  y Colombia en el puesto 67, y mientras que el salario promedio en Estados Unidos se encuentra en el puesto número 4, Colombia se ubica en el número 55.[ii]

Con estos datos ¿podemos ser verdaderamente competitivos a la hora de participar por un mercado conjunto con los Estados Unidos? Estas diferencias hacen que se interprete a la globalización  como una “devoradora” de mercados y empresas emergentes. Todo esto lleva a preguntar si el comercio es verdaderamente justo y si no lo es ¿cómo hacer que el comerciosea justo? Para lograr una sinergia que lleve a las riquezas de los países en los Tratados Comerciales es fundamental prepararse en las variables anteriormente mencionadas antes de incursionar en estos acuerdos.

No sorpresivamente, mientras que gran parte de los colombianos pensamos que un tratado puede beneficiar a la economía , volver nuestros productos más competitivos en el exterior y disipar las brechas que nos diferencian con los países industrializados, en Norteamérica aún piensan que no estamos preparados, que tenemos varias fallas y no somos competitivos. ¿Son los gobiernos o los empresarios responsables de las políticas de competitividad en los países y en los productos respectivamente? Mientras que se responden estas preguntas seguramente continuaremos en búsqueda de más socios comerciales a través de los acuerdos de preferencias arancelarias.

Por Christian Guevara: @guevaratellez

 


[i]Comparar con encuesta Estados Unidos- Colombia diponible en Diario PORTAFOLIO jueves 12 de septiembre de 2013

[ii]The Global Competitiveness Report 2012–2013. World Economic Forum