Las cuentas offshore

Invertir en cuentas offshore es depositar nuestros ahorros en cuentas ubicadas fuera de nuestro país y por lo tanto fuera de la jurisdicción de la regulación que nos compete. Cualquier inversión en el extranjero es considerada offshore o extraterritorial, pero a partir de los ochenta el término fue usado solo para caracterizar cierto tipo de inversiones que dieran algún beneficio específico en algún territorio determinado. Es ahí donde surge el interés por los tan nombrados paraísos fiscales o centros financieros offshore.

Los paraísos fiscales siempre han tenido gran acogida, pero desde principios de los ochenta aumentaron la demanda de sus servicios, por ser territorios de baja tributación para los capitales de los grandes inversionistas que buscan que no les sea cobrado un impuesto por ganancia ocasional en su país natal. Actualmente en Colombia, por cualquier ingreso de flujo de capital desde el exterior, mayor a diez mil dólares, se cobra un impuesto del 35%. Si un inversionista colombiano ha invertido en finca raíz en Miami y ha comprado un inmueble por 200 millones de pesos y lo ha vendido por 260, entonces el inversionista ha ganado 60 millones que tendrá que declarar en Colombia y dar el 35 por ciento de ganancia ocasional al gobierno. Es decir, que de los 60 millones que ganó el inversionista, tiene que entregar 21 millones por concepto de ganancia ocasional y solo quedarse, después de tener 60 millones, con 39 millones como rentabilidad final de la inversión. Debido a las altas tasas impositivas en algunos países, las cuentas offshore han surgido como una forma de disminuir las presiones tributarias sobre las rentabilidades y evitar el pago de cierto tipo de impuestos, todo ello bajo el manto invisible de la regulación financiera que protege la confidencialidad y privacidad de los clientes en un marco regulatorio de secreto bancario.

Amadas por los inversionistas y criticadas por algunos gobiernos, las cuentas offshore se posicionan hoy en día en los países con músculos financieros más relevantes como una alternativa de inversión a largo plazo. Suiza, Islas Caimán, Panamá, Singapur y Bermudas, son sólo unos cuantos jugadores que hoy se escuchan en el mundo financiero de las cuentas extraterritoriales.

Por Christian Guevara: @guevaratellez