Las sorpresas de inicio de año en los mercados financieros

El último mes ha sido muestra clara de que en la economía el factor que más impera en el análisis de los economistas es la incertidumbre, y que los desarrollos teóricos más avanzados jamás podrán predecir los acontecimientos venideros de ningún fenómeno económico. En esta ocasión me gustaría resaltar algunos acontecimientos en el mercado de la renta variable que son dignos de nombrar.

La devaluación en las principales monedas de las economías emergentes es evidente,  preocupante para los importadores de dichos países y aunque claramente hace competitivos a los productores domésticos la devaluación preocupa a todas las autoridades monetarias y cambiarias por sus implicaciones en el flujo de capitales. Argentina tuvo que flexibilizar las restricciones en la compra de dólares para impedir la salida masiva de la divisa, permitiéndoles a los ahorradores comprar dólares con sus reservas. En Colombia, el fenómeno de la devaluación no fue indiferente, el aumento en más de 80 pesos en 20 días es, sin dudas, la devaluación más grande en años. Para más piedra la FED decide recortar su programa de compra de títulos, con lo que inicia el cierre de la llave de liquidez que tenía abierta desde la crisis del 2008.

Ahora el fortalecimiento de las monedas en los países desarrollados[1], junto con el ajuste paulatino que han mostrado estos en los últimos días y la cantidad de nueva información siempre presente en el mercado, han provocado un cúmulo de volatilidad significativa en los mercados de los países emergentes. En Colombia por ejemplo, el Colcap ha caído alrededor de un 12% en lo que lleva corrido del año, y las acciones han presentado variaciones en sus retornos tan altas, que el aumento de la aversión al riesgo es evidente (entre otros factores, el VIX tuvo aumentos significativos luego de la primera mitad del mes). Las explosiones en el proyecto STAr de Pacific Rubiales,  la fusión de Corpbanca con Itaú, el cese de exportaciones de Drumond y en general todas las noticias han afectado aún más a un mercado de por sí ya alterado por el comportamiento internacional.

Sin embargo, esto no es un comportamiento precisamente preocupante si comparamos el comportamiento respecto a América Latina, las economías emergentes y la región MILA. Es más, las recientes noticias de la desaceleración en la producción manufacturera en China y la profunda incertidumbre de las decisiones de política internacional, han hecho contraerse todas las bolsas alrededor del mundo, pero considero que dados los fundamentales macro que están presentados los desarrollados, esto no es más que un efecto temporal sobre sus mercados.

En conclusión, estamos en un programa mundial de reajuste de capitales. Las economías desarrolladas están recibiendo capitales que se habían amparado en los brazos de los emergentes, pero que ahora están retornando poco a poco a mercados más grandes. Colombia, recibe el nuevo año con desvalorizaciones en sus acciones y un mercado de capitales que se había acostumbrado a un flujo ingrato que ahora lo abandona para regresar a mercados mucho más desarrollados.
Por Oscar Jaulín

 


[1] Alemania mostró aumentos en la confianza del consumidor y en los índices de empleo. Gran Bretaña y España tuvieron aumentos en el PIB del último trimestre del 2013, según Reuters y Bloomberg.