¿Nuevo  computador  para  navidad? Evita el fácil y rápido

Por esta época se incrementan notablemente las consultas por todos los medios para una asesoría en la compra de un nuevo computador. En febrero es peor, cuando los padres de familia se ven en la obligación de comprar un computador a sus hijos por cuestiones académicas, pero en esta época la cuestión es el regalo como muestra de aprecio, lo que complica las cosas porque meterle afecto y otras emociones a una compra técnica es el factor más determinante para terminar comprando “el regalo equivocado”.

No sé qué es peor: cuando no saben absolutamente de nada y caen en manos de vendedores inescrupulosos, o cuando creen saber mucho porque “es su cuarto computador” y terminan en manos de vendedores inescrupulosos. No, tal vez el peor caso es cuando la “víctima” se ha graduado en alguna carrera técnica o universitaria relacionada con los sistemas (donde su mayor logro ha sido instalar un windows pirata y programar con algún pseudo lenguaje de microsoft, note que lo escribo en minúscula) y de todos modos terminan en manos de vendedores inescrupulosos

No es cuestión de saber mucho. Es cuestión de ser honestos desde el principio y tener unas expectativas ajustadas a la realidad. Conozco personas “sabias” que han invertido más de dos millones de pesos en un computador ¡para presumir! que pueden ver películas, escuchar música y navegar en Internet (gran cosa) – en tanto los “ignorantes” callamos nuestra risa al ver semejante despilfarro de dinero ¡y presunción! – También conozco gente sencilla que trabaja muy duro en su computador, que lo usan como su principal herramienta productiva y que hacen verdadero trabajo – y mucho dinero – con un pequeño computador de segunda mano que lograron conseguir en un mercadillo de rebajas.

En Colombia hoy día nos podemos dar el lujo de tener los computadores (y teléfonos celulares) más baratos del mundo. Eso no significa que tengamos la desfachatez de tirar el dinero. Aquí les dejo entonces algunos consejos para comprar su computador con inteligencia, dejando el corazón a un lado – aunque sea por un momento. Recuerde que es cuestión de ser honestos desde el principio y tener expectativas ajustadas.


¿Para qué lo necesito?

Un computador tiene muchos usos o funciones. De hecho, si somos creativos podemos llegar a usar un computador ¡para cosas nunca antes imaginadas! Y esa es la principal trampa. No es pecado algo de ocio, así que hay que considerar la posibilidad de sus principales usos hoy en día: navegar por Internet, leer correo electrónico, usar redes sociales, escuchar música, ver vídeos y películas. Los usos productivos cotidianos no pasan de procesamiento de textos, hoja de cálculo, algunas presentaciones y en el más exigente de los casos será usar una base de datos relativamente compleja en la oficina. Para esto le sirve cualquier computador que pueda conseguir en una cadena de supermercados o en una tienda de computadores de barrio. No se complique. Expectativas reales: Tenga en cuenta que el promedio de vida útil de estos computadores, en ningún caso superará los dos años. En la mayoría de los casos sufrirá daño en la tarjeta principal, el procesador o el disco duro. Aunque suene exagerado lo que le voy a decir, es verdad: los computadores están diseñados para dañarse en un corto período de tiempo. ¿No me cree?, use cualquier buscador en Internet y busque por el término “obsolescencia programada” para que se de cuenta cuál es el juego de la “gran” industria de la tecnología.


¿Portátil o de escritorio?

Ya sé, ya sé: usted está gritando (aunque sea mentalmente) ¡un portátil! si no lo hace usted, lo estará haciendo su hijo o hija adolescente – o su niño interno, en el mejor de los casos. Si en este punto no tiene una respuesta segura a esta pregunta vuelva al primer punto cuando le hablé de honestidad: ¿para qué lo necesita? no me diga que su hijo o hija necesita estar online mientras viaja en el transporte público, o peor aún, mientras conduce. Si esa es una necesidad imperiosa entonces la solución tampoco es un computador portátil, sino un teléfono celular con conexión a Internet (ese será tema de otro artículo más adelante) o mejor aún:  requiere un computador de escritorio y no salir de casa ¡para seguridad de todos!  Hace poco un joven “ejecutivo” me consultó durante horas para comprar un portátil y encontró (siguiendo el paso aquel de la honestidad) que ¡ni siquiera necesitaba un computador! porque a pesar de su costosa educación apenas sabía usarlo para consultar las redes sociales. Sin embargo, terminó comprando un costoso “Mac” porque su necesidad de aparentar ante su grupo de amigos resultó superior a su racionalidad. Caso perdido.

El camino más fácil a la respuesta está en el corto futuro de ese computador. Normalmente a los portátiles no hay mucho que agregarles o modificarles. Es tan poco el espacio, que pensar en una expansión es imposible sin llenarse de cables y de “cacharros” en el escritorio. Con un computador de escritorio pasa lo mismo si es de esas versiones económicas reducidas y de marca. Especialmente si usted puede emprender un mejoramiento a corto plazo, compre un computador de escritorio pero que no sea de marca, sino lo que llaman comúnmente un “clon”. Ahí tendrá espacio de sobra para instalar cuantas cosas quiera dentro de la máquina y eso aumentará de forma radical el tiempo de servicio de su valioso equipo (expectativas). Conozco equipos que han estado en operación por seis y siete años con unas pocas mejoras anuales.

Una última palabra sobre la duda portátil/de escritorio: salud. Y no estoy brindando, estoy hablando de ergonomía. No se imagina la cantidad de personas jóvenes, incluso estudiantes de mis aulas, que han terminado en menos de un año usando férulas en sus manos y sometidos a dolorosos tratamientos quirúrgicos y correctivos por el uso inadecuado de computadores, particularmente portátiles. Si la decisión fue portátil, compre ratón y teclado adicionales (de tamaño normal, no las versiones mini). También compre una pantalla, mínimo de 17 pulgadas. De no hacerlo, estará exponiendo la salud de los usuarios del computador a jornadas de tortura casi imperceptible, hasta que sea demasiado tarde, de sus irremplazables ojos, dedos, muñecas, cuello y columna vertebral sobre los cuales yo no podré hacer nada más de lo que ya hice: advertirle antes de navidad.


¿Marca? – mejor hablemos de servicio

No hay computadores malos, de eso se ha encargado la competencia y el sistema de garantías. Hay marcas que hace dos años eran totalmente desconocidas y hoy lideran el mercado. Hemos asistido al derrumbe de poderosas empresas por las que antes apostábamos todo y hoy día ya no queda ni el más mínimo soporte técnico, más o menos en los mismos dos años.

Cuando uno compra un computador, “se casa” con la empresa que se lo ensambló. ¿Acaso no es lo mismo cuando compra un automóvil? No me dirá que espera que en la Nissan le atiendan su Mercedes Benz, a menos que algún día se fusionen esas dos empresas, pero con seguridad jamás será este un argumento de compra. Cuando compre un computador de marca pregunte por la garantía, pero especialmente por una garantía extendida que le va a asegurar una atención excelente por el tiempo de vida útil de su máquina – ahí es donde usted se enterará con certeza del tiempo para el cual le programaron que su flamante computador se convierta en la calabaza de la cenicienta – la obsolescencia programada. Al comprar el computador compre TODA la garantía ADICIONAL que le puedan ofrecer. ¿No la tienen? ¡No lo compre! – Créame.

Si la primera pregunta sobre el uso del computador es respondida honestamente con un “para cacharrear”, lo último que debe hacer es comprar un equipo de marca. Si usted o quien va a recibir ese regalo tiene la facilidad para “meterle mano”, ni siquiera se preocupe por la garantía o el servicio. Asegúrese que es un computador de los que llaman “clon” (es ensamblado con partes de diversas marcas) al que le sobre espacio y facilidades de expansión. Como docente del área de tecnología muchas veces he tenido que atender a papás y mamás enfurecidos conmigo por haber enseñado al muchacho a borrar un disco duro – y ni hablar de las expulsiones por haber traspasado las fronteras de la contraseña en el servidor de la universidad o del colegio. (De allá los expulsaban mientras yo les eximía de examen, jejejeje…) Eso es un argumento muy válido: si es para “cacharrear”, no puede ser el computador familiar (ni hablar del computador de la empresa).

Finalmente, el mejor consejo que le puedo dar para comprar un computador: NUNCA compre ofertas ni se vaya por la opción “más barata”. Ambas situaciones son caminos seguros a comprar equipos que ya han sido descontinuados (en Colombia todo está en venta) o que pronto serán puestos en la línea de “sin soporte, gracias por su dinero…”  Muchas veces le disfrazan esos “huesos” con ofertas ridículas como “le regalo los forros” (si un computador necesita forros, entonces no se necesita el computador), “le encimo el estabilizador” (ese será otro artículo futuro) o “viene con antivirus” que SIEMPRE resulta ser un antivirus que a los 120 días hay que comprar o desinstalar porque se le venció el período de prueba (no era ningún regalo), además: ¿sabe usted que para uso personal la mayoría de antivirus son gratuitos?

Lo que necesita es: un par de técnicos de confianza (cuatro ojos ven mejor que dos) para consultar abiertamente, pero no les compre a ellos ni a los amigos de ellos, varias visitas a las tiendas de computadores (en esos sitios el café es barato y hay bastantes sitios para sentarse a pensar antes de actuar) y mucha paciencia. Le dejo unas ideas sobre expectativas y honestidad comprando computadores:

  1. Escriba en un papel “Vale por un computador para ti en enero”, ponga su firma, guárdelo en un bonito sobre marcado para la persona a quien quiere regalar y entréguelo en la mano con un fuerte abrazo ¡pero espere a que pase navidad para ir a comprarlo!
  2. Los computadores no son como las demás cosas que “tiene que tener antes que los demás”. Vaya a comprarlo a finales de diciembre, o mejor aún espere a mediados de enero. ¿Que su vecino ya tiene el último modelo? ¡Ese era el de diciembre, ahora usted tendrá el de enero!  “Computador de moda es computador de boba“.
  3. No entre corriendo a la primera tienda. Entre y escuche cuántos reclamos por garantía ya están en curso, cómo atienden a los clientes que van por segunda o tercera vez (es que a la primera todos somos una belleza y mil sonrisas).
  4. Pregunte primero a los clientes que vea salir de los almacenes por el servicio y la marca que compraron. Claro, primero explique que usted no sabe del tema y que está buscando consejo porque van a desconfiar de su curiosidad – y luego yo tendré que ir a rescatarle de las manos de la policía, con una copia impresa de este artículo.
  5. No compre ofertas ni elija la opción más barata. ¿Observa la negrita?
  6. Si compra un equipo de marca compre GARANTÍA EXTENDIDA – si no la hay, no compre nada.
  7. No acepte “regalos” de instalación de software ilegal. Se arriesga al decomiso (y pérdida) de su equipo, una fuerte multa y muchos problemas aún más costosos. Si le van a regalar programas instalados asegúrese que le responden un claro y rotundo “¡SÍ!”, cuando pregunte ¿Es legal?

Le deseo una feliz y tecnológica navidad.