Proyecto Avatar 2045. ¿El siguiente salto de la humanidad?

¿Alguna vez has pensando en qué harías si tuvieras vida eterna?

La inmortaldad ha sido un concepto que entendemos como una idea propia de la ciencia ficción, también ha sido la principal promesa de la mayoría de religiones, aunque entrando en la parte metafísica del asunto; lo cierto es que hasta el momento no cabe en nuestra mente la posibilidad real de vivir para siempre gracias a nuestro propio ingenio y capacidad. Sin embargo, para el ruso multimillonario Dmitry Itskov la idea de matar a la propia muerte resulta en mucho más que un reto, es una convicción que lo llevó a ponerle fecha a su idea y organizar en torno a ella un importante movimiento bajo el nombre de “Proyecto Avatar 2045”.

La idea principal del proyecto es que los seres humanos puedan llegar a existir en un avatar, el cual podría ser un holograma formado por nanobots y controlado remotamente. Esta ambiciosa y futurista proyección de la humanidad, encuentra su justificación en la necesidad de evolucionar como especie eliminando todas las actuales limitaciones del cuerpo físico. Este es el manifiesto que agrupa toda la corriente ideológica acerca de este proyecto.

En síntesis, lo que se espera es recorrer un camino de 4 etapas, las cuales ya cuentan con una fecha definida y sobre las cuales ya se comenzó a trabajar.

La primera etapa del proyecto se ha denominado “Avatar A”, en esta parte se pretende desarrollar un robot que pueda ser controlado por nuestro cerebro únicamente, con algún dispositivo que interprete nuestras ondas cerebrales. El plazo para culminar esta etapa se estableció para entre 2.015 y 2.020. Aunque parezca una fecha muy cercana, esto no parece tan descabellado dado que ya se ha conseguido controlar ciertas cosas con una tecnología similar.

La siguiente etapa es “Avatar B”, consiste en desarrollar un sistema para la preservación y mantenimiento del cerebro fuera del cuerpo humano y de esta manera poderlo trasplantar al robot para su funcionamiento. En esta fase se espera poder tomar parte de un cuerpo robótico tras la muerte; esto debería estar listo entre 2020 y 2025.

La tercera fase es “Avatar C”, la cual debería, entre 2030 y 2035, conseguir la tecnología necesaria para traspasar la personalidad del cerebro a uno sintético, con el fin de eliminar por completo la dependencia de una parte humana. En este punto ya sería posible alcanzar la inmortalidad.

Por último, entre 2040 y 2045, se espera que la nanotecnología esté lo suficientemente avanzada para llegar a la etapa que se ha denominado como “Avatar D”, con el cuerpo totalmente holográfico. Esto realmente significaría el mayor salto de la humanidad al convertirnos en un avatar, el cual podría incluso viajar a la velocidad de la luz.

Estoy seguro que algunos pensarán en lo ridículo que pueda sonar toda esta historia; sin embargo, para reflexionar un poco, si nos hubiesen hablado del celular, los computadores, dispositivos móviles, Internet, los aviones o los viajes espaciales, alrededor de apenas dos siglos atrás, seguramente nos habríamos reído y definitivamente no hubiésemos dimensionado los alcances y la velocidad de la tecnología. En otras palabras, quizá no se consiga matar a la muerte en el 2045, pero si ya está la idea, en mi concepto, hacerla realidad será sólo cuestión de tiempo.

 

Por Fernando Chacón: @FernandoChacon_