Vladimir Putin

Personaje destacado: Vladímir Putin

Revista-Coloquio-Vladimir-PutinPolítico y abogado, actual presidente de la Federación Rusa. Nacido en Leningrado (ahora San Petersburgo), en 1952, en una familia de clase media, su padre era un antiguo oficial de la Marina Soviética y su madre una trabajadora de una fábrica. En 1970 comienza sus estudios de Derecho en la Universidad Estatal de Leningrado, de la que se gradúa con honores en 1975 con una tesis acerca de la política de Estados Unidos en África. Después de esto fue reclutado por el KGB[1] y sirvió como agente en la Alemania Oriental, regresó a Leningrado después de la caída del muro de Berlín donde fue ayudante del rector de su alma máter. En 1990, se convirtió en asesor de Anatoly Sobchak, entonces presidente de la Diputación de Leningrado y quién triunfó en las elecciones para la alcaldía de esta ciudad, en ese momento Putin pasó a ser jefe del Comité de Relaciones Exteriores del ayuntamiento y vicealcalde. En 1996, después de la derrota de Sobchak en los comicios de turno, Putin se trasladó a Moscú con un puesto en la administración del presidente Borís Yeltsin. A partir de entonces, Putin ascendió rápidamente como funcionario.

En 1999 fue nombrado Primer Ministro y en el 2000 asumió el cargo de Presidente interino ante la renuncia de Boris Yeltsin. Ganó las elecciones presidenciales del 26 de marzo de 2000 y fue reelegido en 2004, sus gobiernos gozaron de una amplísima popularidad, y al no poder presentarse a un tercer mandato por la Constitución, desempeñó el cargo de Primer Ministro en el siguiente Gobierno. En los comicios de marzo de 2012 fue elegido nuevamente presidente.

Volviendo a los años dorados

Putin creció en los años dorados de la URSS, esa maravillosa época de paz y prosperidad que le siguió al espectacular triunfo de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial, período en el que la URSS era vista con respecto y reconocida como una gran potencia; época en la que finalmente el pueblo ruso pudo descansar de las guerras mundiales y de revolución interna.

En 1999, cuando nuestro personaje fue confirmado como Primer Ministro del Gobierno de Yeltsin, la realidad de Rusia era otra: hacía un año había entrado en cesación de pagos de su deuda, la infraestructura se desmoronaba y fábricas enteras se derrumbaban con sus empleados al interior, la situación laboral era deplorable, los salarios eran reducidos sin autorización y con suerte pagados con retraso, y los empleados eran enviados a licencias no remuneradas no pedidas; Putin veía esta situación con preocupación y añoraba los años de oro que enmarcaron su infancia, así que tenía un plan que dejó ver en su discurso de posesión como Primer Ministro ante la Duma Estatal (Parlamento de Rusia), discurso que de haber sido escuchado por el mundo, nadie se asombraría de lo que ha ocurrido en la Rusia de Putin, pero en ese momento él era la sexta persona en ocupar el cargo en el Gobierno de la época que solo llevaba 16 meses en el poder, por lo que nadie pensó que sería relevante más allá de unos cuantos meses.

“No puedo abarcar todas las tareas que enfrenta el gobierno en este discurso. Pero de una cosa estoy seguro: ninguna de esas tareas pueden realizarse sin la imposición de un orden y disciplina básicos en este país, sin el fortalecimiento de la cadena vertical”. El objetivo de Putin siempre ha sido hacer que Rusia recupere el prestigio que alguna vez tuvo y que el mundo la volviera a ver como una potencia, y todas sus políticas han sido enfocadas a cumplir esto, por supuesto siempre acompañado de un gran oportunismo y nacionalismo. En aquel entonces lo evidente por hacer para empezar este camino era Chechenia, que era visto como el símbolo de colapso de Rusia, ya que los chechenos, población inferior al número de militantes del ejército Ruso,  derrotaron al ejército de Yeltsin en su intención de reprimir su independencia auto-declarada. Cuando el mundo protestó por esto, Putin aprovechó muy astutamente los ataques del 11 de septiembre del 2001 para reformular su campaña en Chechenia como parte de la guerra global contra el terrorismo, acallando así las críticas.

Su oportunismo es evidente si se miran sus posiciones frente a conflictos internacionales a lo largo del tiempo: en 2003 defendía el derecho internacional al oponerse a la invasión de Irak sin la autorización de las Naciones Unidas; mientras que en 2008 envió tropas a Georgia sin haberlo consultado con el Consejo de Seguridad de este organismo; en 2013 no consideró una intervención en Siria, y este año la intervención en Ucrania es justificada y además legítima. Está claro que para Vladímir Putin todo está justificado si ayuda a maximizar el poder de Rusia y devolverle la mirada de respeto de la comunidad internacional y el claro mensaje de que no se dejan controlar por “Occidente”.

Vladímir Putin es un hombre que cree honestamente que la desintegración de Unión Soviética fue una “catástrofe geopolítica” y que en expresión de su amor por la Unión Soviética – recordemos que fue agente de la KGB – ha restaurado algunos de sus símbolos como el himno y  ha recordado lo que significó el triunfo soviético en la Segunda Guerra Mundial con el llamado Desfile del día de la Victoria, celebrado el 9 de Mayo del 2010; evento internacional en el que se elogió esta gran hazaña y al que asistió incluso la Primera Ministra de Alemania, AngelaMerkel. Quizás sea ese nacionalismo el que lo hizo alcanzar un nivel de aprobación del 70% cuando fue elegido sucesor de Yeltsin por este mismo cuando abandonó la presidencia, y que ha bajado poco desde entonces.

 

_____________________________
Referencias bibliográficas

* Wikipedia. Vladímir Putin. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Vlad%C3%ADmir_Putin.
* La Nación. Bullough, Oliver.Vladímir Putin y la reconstrucción de la Unión Soviética. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1676697-vladimir-putin-y-la-reconstruccion-de-la-rusia-sovietica.

*Caracol Radio. Uribe, Diana. Historia de Rusia. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=rWiWqycaG_o&list=PLipa4sCpUmJ9KWu52LmYEtB-XtSJgX2-1


[1] Siglas en ruso para “Comité para la Seguridad del Estado”. Nombre dado a la agencia de inteligencia y a la agencia principal de policía secreta de la Unión Soviética – equivalente ruso de la CIA – desaparecida cuando ésta se disolvió.