Yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas: un computador

Muchos esperan diciembre y sufren cuando se acaba el mismo: vacaciones, fiestas, familia, amigos pero sobre todo, ventas. Gran parte de la economía de los ciudadanos “de a pie” se mueve al son de diciembre: las primas, ventas navideñas, turismo y consumismo en general le dan fuerza a la economía nacional. De hecho, las licoreras hacen cerca del 50% de sus ventas sólo en diciembre según cifras de Acodil. Esto nos lleva a preguntarnos en qué se está gastando el ingreso extra de los colombianos, y si el auge de las compras de la época puede ayudar al desarrollo del país en el mediano plazo.

La MMCM del DANE nos da un vistazo al índice de comercio minorista en el país (100 es el valor de las ventas en 1999). Si bien hay una fuerte competencia en el mercado del retal, las ventas de alcohol fueron relativamente estables durante los últimos 5 años. Si no se lo bebieron, ¿a dónde fue a parar el incremento de riqueza de los hogares del último lustro? Sin realizar un análisis formal sobre el tema, el gráfico adjunto nos da una fácil respuesta: computadores, muy por encima de electrodomésticos o vehículos|1|. Aunque la serie los mezcla con suministros para oficina, muebles y otras cosas, el boletín del DANE para esta encuesta muestra el comportamiento para equipos de informática para el hogar por separado, confirmando la intuición sobre el tema. Los resultados en ventas para grandes superficies son similares, los computadores dominan las ventas. Las compras de estos equipos también siguen un patrón estacional cada vez más marcado, lo que nos dice que cada vez son un mejor regalo dentro de los hogares|2|. De hecho, sobre el tema del computador como regalo, en una edición anterior apareció un artículo interesante.

La encuesta de calidad de vida nos dice además que en 2010 un 36.3% de los hogares tenían un computador propio mientras que en 2011 ya era un 41.7%. No obstante, con una altísima variación regional: en Bogotá el 54% lo tenía, en la región pacífica sólo el 16%. Sin revisar cifras, estas variaciones deben estar relacionadas con el ingreso.

Lo importante de la observación anterior es que si el ingreso de los hogares aumenta, una de sus primeras compras es un computador. Lo anterior es un alivio para los interesados en el mercado laboral y la economía del desarrollo ya que nos dice que los hogares están adquiriendo una herramienta que potencialmente puede mejorar las capacidades laborales básicas de sus integrantes y mejorar a mediano plazo la productividad en general. Al menos bajo esta perspectiva, es preferible que “el feliz consumismo y las prósperas deudas nuevas” se enfoquen hacia algo productivo|3|. Lo malo es que si no todos pueden realizar su compra navideña, ¿cómo aprenden estas habilidades los que no tienen acceso al mismo? Ahí está el papel del Gobierno y la educación pública. Si no se mantienen e intensifican los esfuerzos por llevar la tecnología a todos los rincones del país a través de las aulas de clase, la segmentación en el mercado laboral se puede mantener o intensificar en el largo plazo ya que será imposible incluir a los trabajadores poco calificados (la primera mitad) en la economía de servicios de un país desarrollado (la segunda mitad) donde no saber utilizar internet es equivalente a no saber leer.

Revista-Coloquio-Grafiti

Un famoso grafiti. Quizás si se hubiese pasado primero por un computador no tendría el evidente error ortográfico.

_____________________________

1 Esto es especulación dado que es necesario revisar los gastos de los hogares para responder esta pregunta correctamente. No obstante, alguien tuvo que comprar todos estos computadores.

2 Y dentro de las órdenes de compra de las empresas que a fin de año necesitan ejecutar todo su presupuesto.

3 Otra discusión es qué tan productivo es un computador, para por ejemplo, mejorar la calidad de la educación.


Por Paul Rodriguez