Yo sí me veo campeón

Después de 16 años de ausencia Colombia regresa a un mundial de fútbol, el sueño de todo futbolista y de un país que cambió en los últimos 20 años las dos ruedas de los escarabajos por el balón. Viviendo el mejor momento de Colombia en el deporte mundial, con campeones mundiales como Mariana Pajón o Nairo Quintana, todo el país está a la expectativa del papel que va hacer la “tricolor” en Brasil.

Lo que empezó el 11 de octubre del 2011 con la victoria en La Paz sobre el final del partido, con gol del gran ausente por parte de la selección, el tigre Falcao, ya es un hecho, Colombia debuta el sábado 14 a las 11:00 am hora Colombiana ante Grecia, por el grupo C. Regresamos a los mundiales y no solo como participantes, sino como favoritos, en todo el mundo se espera que Colombia haga un buen papel después de lo que sus jugadores han demostrado en Europa y de la eliminatoria que se hizo bajo el mando de Pekerman.

A la espera de quién será nuestro nuevo presidente, recibiremos el inicio del mundial, algo que muchos esperamos con más anhelo que el resultado electoral. En un reconocido programa deportivo de televisión privada, por votaciones de los televidentes se dio a Colombia el título de selección campeona del mundial, algo que refleja el sentimiento que se vive por estos días en el país, un triunfalismo y orgullo que florece en todos lados.

El triunfalismo que profesamos nos podría jugar una mala pasada en caso de un fracaso, sin embargo que más da, soñar no cuesta nada. Cuántos colombianos no hemos soñado con ver a Yepes levantando la copa del mundo en el Maracaná el 13 de julio, algo que sería para muchos el mejor día de sus vidas, un día para no olvidar nunca.

Algo que en este momento no va más allá de una ilusión, para los que poco saben de fútbol o para muchos incrédulos del potencial que tienen estos jugadores, puede ser una realidad; ya que si miramos uno por uno los equipos que van al mundial, Colombia está entre los mejores, está entre las selecciones llamadas a ser protagonistas, apartando a los de siempre como son Brasil, Alemania, Argentina, España y otras pocas más, estamos haciendo historia, nos temen los otros, destacan a los nuestros y tenemos los extras que muchos dicen que nos faltaron en el 94, unión de grupo y experiencia en competencias importantes.

Si hacemos un repaso de lo que estos jugadores han logrado no es algo para subestimar, fuimos segundos en la eliminatoria más difícil del mundo, como lo es la suramericana, fuimos el equipo que menos recibió goles, y el tercero con más goles anotados, tenemos goleadores en Europa, como Bacca y Jackson, y referentes como James y Cuadrado. Reunimos la experiencia de jugadores como Yepes y Mondragón, con jóvenes talentos como Balanta y Quintero.

La verdad es que, yo sí me veo campeón, y es que aparte de las virtudes que ya se mencionaron de la nómina del combinado patrio, Diomedes y Gabo tienen que estar arriba convenciendo al Divino Niño entre canciones y letras de que este país merece algo mejor que el presidente que quede el 15. Como ya lo habíamos dicho: soñar no cuesta nada. Solo imaginen a Javier Fernández o a William Vinasco gritando un gol de James en la final y de fondo la canción “Colombia tierra querida…..”.

Por Andrés Ramírez